✅ La caducidad de la acción disciplinaria. – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
La caducidad de la acción disciplinaria. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

La caducidad de la acción disciplinaria.

Es necesario indicar que, la caducidad de la acción es un instituto de orden público, por virtud del cual el Estado cesa su potestad disciplinaria, por el cumplimiento del término señalado en la Ley. El fin de la caducidad constituye un precepto frente a su inactividad para accionar su potestad sancionatoria, que en esta oportunidad se dio por varios aspectos, lo cual está íntimamente ligado con el derecho que tiene la disciplinable a que se les defina su situación jurídica, pues no puede quedar sometida indefinidamente a que se realice un proceso disciplinario, lo que violaría su derecho al debido proceso.

Al respecto, esta Corporación en providencia aprobada en acta No. 017 del 2 de marzo de 202219, indicó:

“La figura jurídica de la caducidad está enmarcada dentro de lo que, en derecho procesal, se conoce como los presupuestos procesales de la acción, y hace alusión a las condiciones que deben cumplirse para trabar una relación procesal válida. En especial, la caducidad hace referencia al ejercicio de la acción dentro de unos plazos determinados por el legislador, cuyo incumplimiento conlleva a que no se constituya la relación jurídico procesal[6]. (…)

De lo dispuesto en dicha norma [Artículo 30 Ley 734 de 2002] es claro que consagra dos instituciones, por un lado, la caducidad de la acción disciplinaria y por otro, la prescripción extintiva, que a diferencia de la caducidad hace referencia al modo de extinguir obligaciones o derechos por el paso del tiempo[8].

Asimismo, dicho artículo contempla formas diferentes de aproximarse a efectos de verificar la ocurrencia de la caducidad. Así, en primer lugar, establece que, para las faltas instantáneas, el término de caducidad se contará a partir del día de su consumación; en segundo lugar, para faltas permanentes o continuas, la caducidad empezará a contarse desde la realización del último hecho u acto ejecutivo de la misma y finalmente, para las faltas omisivas, la caducidad se contará a partir del momento en que haya cesado el deber de actuar”.

 

Comisión Nacional de Disciplina Judicial. Radicado 201701154. M. P. Julio Andrés Sampedro Arrubla.




Post Comment

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Search

Recent Post