✅ El delito de aprovechamiento de error ajeno o caso fortuito. – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
El delito de aprovechamiento de error ajeno o caso fortuito. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

El delito de aprovechamiento de error ajeno o caso fortuito.

“El artículo 252 del C.P., que tipifica el delito de aprovechamiento de error ajeno o caso fortuito, consigna, para lo que interesa a la discusión: “El que se apropie de bien que pertenezca a otro y en cuya posesión hubiere entrado por error ajeno o caso fortuito, incurrirá en prisión de…”.

¿Tiene alguna inquietud acerca del delito de aprovechamiento de error ajeno o caso fortuito.? En Buelvas y Melo Abogados le podemos ayudar presionando aquí.

Contacto de Buelvas y Melo Abogados

Como claramente se aprecia, el verbo rector que delimita el núcleo de la conducta, remite a la apropiación de algo “en cuya posesión”, se hubiese entrado por error ajeno o caso fortuito.

Lo destacado en negrillas obedece a que la conducta punible no existe o comienza a materializarse si, de un lado, no se ha dado la efectiva posesión del bien; y, del otro, si esa posesión no deriva en consecuente apropiación, entendida como la tenencia con ánimo de señor y dueño. Huelga resaltar que si bien, el tipo penal obliga acudir al error ajeno o caso fortuito, estas circunstancias por sí mismas son ajenas al delito, o mejor, no hacen parte del iter criminis, como quiera que, sin la efectiva posesión y subsecuente apropiación, apenas se estiman irregularidades ajenas al derecho penal y sin ninguna trascendencia dentro del mismo.

El delito, por esencia doloso, solo comienza a ejecutarse cuando la persona entra en posesión del dinero (…) Huelga anotar que, en el mismo caso, si el procesado, una vez conocido que había sido depositada una suma en su cuenta y que ella no le era adeudada, atendía la solicitud de la compañía de seguros y retornaba el dinero, de ninguna manera puede entenderse que cometió algún delito o siquiera inició la ejecución del mismo, simplemente porque no estaba dentro de sus posibilidades conocer, ni mucho menos evitar, que la suma fuese consignada a su favor.

En otras palabras, la ejecución del delito solo pudo comenzar cuando, conociendo que había sido erradamente consignada a su favor la mesada, decidió no devolverla”.

Corte Suprema De Justicia. Sala de Casación Penal. AP3808-2017(50440). M.P. Gustavo Enrique Malo Fernández.


Tags



    Post Comment

    Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

    Search

    Recent Post