✅ El polígrafo no es prueba en el proceso penal. – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
El polígrafo no es admisible como medio de prueba en el proceso penal. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

El polígrafo no es admisible como medio de prueba en el proceso penal.

 Le correspondió a la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, pronunciarse sobre la admisibilidad o no de la demanda de casación presentada por el defensor del acusado, siendo uno de los cargos postulados el de violación indirecta mediante error de derecho por falso juicio de legalidad, al considerar el Tribunal inadmisible el polígrafo.

¿Tiene alguna inquietud acerca del uso del Polígrafo? En Buelvas y Melo Abogados le podemos ayudar presionando aquí.

Contacto de Buelvas y Melo Abogados

En decisión del 1° de agosto de 2008 la Corte puntualizó que la Ley 906 de 2004, como la 600 de 2000, fijan criterios y parámetros específicos con base en los cuales el juez debe examinar el valor suasorio de cada medio de prueba, destacándose que en el evento de la prueba testimonial se habrán de tomar en cuenta elementos tales como la percepción, la memoria, la naturaleza del objeto percibido, el estado de sanidad de los sentidos, las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se percibió, los procesos de rememoración, el comportamiento del testigo durante el interrogatorio y el contrainterrogatorio, la forma de sus respuestas y su personalidad. De modo que, en ambas legislaciones, la valoración acerca de la credibilidad del testigo y también del sindicado o acusado cuando declara, se halla estrictamente diferida al funcionario judicial, a quien la ley le provee de una serie de pautas que contrastadas con las reglas de la sana crítica, reglas de la experiencia y la persuasión racional, le ayudan a determinar mediante un proceso de inferencia debidamente argumentado y explicado, si merece credibilidad o no, o sea, si a juicio del funcionario judicial el deponente está diciendo la verdad o si falta a ella.

Es decir, el juez es quien tiene a su cargo la delicada tarea de valorar la credibilidad de los testimonios. Para ello, leyes como el nuevo código de procedimiento penal (Ley 906 de 2004) han previsto varios artículos relacionados con la impugnación y refutación del testimonio[1], fenómenos estos cuyo diseño y finalidad se orientan a suministrar importantes insumos para la apreciación del testimonio.

“Insiste la Sala – dijo la Corte en esa ocasión – en este aspecto, por cuanto si el polígrafo tiene como objetivo primordial determinar a través del registro de variaciones emocionales como la presión arterial, el ritmo cardiaco, el respiratorio y la resistencia eléctrica de la piel o reflejo psico-galvánico causado por el estado de emotividad provocada si la persona presenta reacciones fisiológicas indicativas de engaño, es claro que su diagnóstico se refiere a la credibilidad del interrogado y no a la comprobación de hechos, elementos o circunstancias de la conducta investigada.

Es aquí donde reside la gran diferencia con otros medios técnicos empleados en el campo forense y que representan una ayuda inmejorable para la administración de justicia, pues mientras los experticios de ADN, de balística, de dactiloscopia o documentales para mencionar sólo algunos, se dirigen a comprobar la existencia o no de un hecho, o la compatibilidad entre una y otra muestra, o la legitimidad o autenticidad de una determinada evidencia en pos de acreditar o desacreditar una circunstancia jurídicamente relevante, la prueba de polígrafo se encamina a sustituir al juez en su labor de valoración del testimonio, pues aquél no tiene como finalidad la demostración de un hecho procesal sino la de ofrecer un dictamen acerca de si un sujeto sometido a un interrogatorio dice o no la verdad en las respuestas a las preguntas que se le formulan.

En suma, todas esas razones llevan a la Sala a colegir que el polígrafo no es admisible como medio de prueba en el contexto de la teleología de la investigación penal…”

Orientación similar se halla en reciente jurisprudencia constitucional, la cual refiere que, si bien en países como Estados Unidos, México, Panamá, República Dominicana, Guatemala y Perú, admiten el uso del polígrafo y reconocen su licitud como medio de prueba en la investigación criminal; los tribunales de Estados como España, Alemania, Italia, Francia y Brasil no admiten como prueba válida en materia criminal el resultado del examen del polígrafo. El Tribunal Constitucional Federal Alemán, por ejemplo, considera que el polígrafo conculca el derecho a la personalidad del afectado, protegido por el artículo 1, párrafo 2 de la Ley Fundamental, que fija los límites a la investigación de la verdad en el proceso penal.[2] En línea con lo anterior, en materia judicial, en Colombia se considera ilícita la prueba obtenida mediante la utilización del polígrafo por ser contraria a la dignidad de la persona humana, al derecho fundamental a no declarar contra sí mismo, y al debido proceso probatorio.[3]”.

Corte Suprema de Justicia. AP623-2023, radicado 55099. M. P. José Francisco Acuña Vizcaya.

 

[1] Artículos 347, 362, 391, 392, 393, 402, 403, 418, 440 y 441 de la Ley 906 de 2004.

[2] Consejo de Estado, Sección Segunda, Sentencia 4603-15 del 25 de abril de 2019.

[3] C-172-21 en la que cita de igual modo lo dicho sobre el particular por esta Sala en sentencia del 01-08-08 Rad. 26470.


Tags



Post Comment

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Search

Recent Post