EL PROXENETISMO CON MENOR DE EDAD. – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
EL PROXENETISMO CON MENOR DE EDAD. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

EL PROXENETISMO CON MENOR DE EDAD.

Magistrado Ponente   HUGO QUINTERO BERNATE.

SP 164-2023.

Radicación No. 53259

Bogotá D.C., tres (3) de mayo de dos mil veintitrés (2023).

El Capítulo Cuarto del Título IV del Libro Segundo de la Parte Especial del Código Penal, del “Proxenetismo”, incluía, hasta antes de la reforma introducida por la Ley 1329 de 20092, en términos generales, la descripción de variadas conductas ilícitas relacionadas con explotar, proporcionar, demandar o lucrarse con actividades sexuales que involucraran a otras personas, incluso menores de edad. 

Entre las modificaciones que la Ley 1329 introdujo se incluyó el cambio del aludido título que pasó a ser “De la explotación sexual”; al igual que la tipificación, entre otras nuevas conductas punibles, la del artículo 213A del estatuto punitivo denominada “Proxenetismo con menor de edad”:  El que con ánimo de lucro para sí o para un tercero o para satisfacer los deseos sexuales de otro, organice, facilite o participe de cualquier forma en el comercio carnal o la explotación sexual de otra persona menor de 18 años, incurrirá en prisión de catorce (14) a veinticinco (25) años y multa de sesenta y siete (67) a setecientos cincuenta (750) salarios mínimos legales mensuales vigentes

La esencia de la tipificación del Proxenetismo con menor de edad, se encuentra en el artículo 44 de la Constitución Política que consagra la prevalencia de los derechos fundamentales de los niños, entre los cuales de especial consideración la protección contra

“[…] toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos.” 

Esta modalidad delictiva, ha dicho la Corte de tiempo atrás (CSJ SP, 14 ago. 2012, rad. 39160), tiene razón de ser, además, en diversos instrumentos internacionales como son el “Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena” de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1949; la “Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer” de 1979; la “Convención sobre los derechos del niño”; el “Convenio 182” de la Organización Internacional del Trabajo - OIT de 1999, en punto de “la utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución” como una de las manifestaciones de “la expresión peores formas de maltrato infantil”; y el “Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional” de 2000. 

En la providencia en cita, destacó la Sala el interés del legislador de “otorgar un mayor contenido de injusto a la conducta de inducción a la prostitución cuando el sujeto pasivo de la misma se tratase de un menor de edad”, se enfatiza, vista la exposición de motivos de la iniciativa legislativa:

Se propone cambiar el Título del artículo 213, ‘Inducción a la prostitución’ por el de ‘Proxenetismo’, ya que de acuerdo con las recomendaciones contenidas en los instrumentos internacionales se asimile la conducta a quienes se lucren, beneficien, organicen o participen (nuevos verbos rectores), en cualquier forma de comercio carnal o la prostitución de otra persona. En estos casos no es necesario probar la voluntad de la víctima, solo la intención de lucro o la intermediación en los casos de explotación sexual de adultos. Si se trata de proxenetismo en menores de 18 años, la pena se aumenta. Esto con el fin de proteger a las personas que están entre los 14 y los 18 años que en la actualidad resultan desprotegidas, ya que en el artículo sobre las circunstancias de agravación punitiva (artículo 216 C. P.) sólo se estipula una pena mayor cuando la conducta recae sobre una persona menor de 14 años.

Consecuente con ello, la Corte concluyó que “el tipo de proxenetismo con menor de edad debe ser interpretado como un delito de inducción a la prostitución en el cual la víctima no ha alcanzado los dieciocho años de edad”.

En ese ámbito, se proscribe y castiga a quien, con ánimo de lucro propio o de un tercero o con el propósito de satisfacer las pretensiones lujuriosas de otro(s), organiza, facilita o participa del comercio o de la explotación sexual de una persona menor de 18 años, al margen de que se consumen las prácticas sexuales con ella, porque se trata de un tipo de mera conducta que no exige la realización de un resultado concreto o específico.

La consagración de los verbos alternativos -organizar, facilitar o participar-, habilita reprimir acciones que involucren cualquier clase de atentado a la sexualidad de los menores de 18 años, ya sea la realización de conductas constitutivas de acceso carnal o de actos sexuales diversos, por variados medios o con el uso de indistintos instrumentos en tales prácticas, con los enunciados propósitos de provecho o beneficio propio o ajeno, o de satisfacción lasciva. 

Igualmente, es un delito de peligro que propende por anticipar la protección del bien jurídico de la libertad, integridad y formación sexuales de que son titulares los menores de edad, sin que para ello se requiera la consecución del fin de lucro o la satisfacción lujuriosa que impulsa al sujeto agente a obrar




Post Comment

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Search

Recent Post