La complicidad, como participación en una conducta punible. – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
La complicidad, como forma de participación en la conducta punible. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

La complicidad, como forma de participación en la conducta punible.

La complicidad, como forma de participación en la conducta punible, está regulada en el inciso 3° del artículo 30 del Código Penal (Ley 599 de 2000) y se caracteriza por la contribución dolosa que una persona puede prestar a otra mediante un aporte esencial en la fase ejecutiva de la infracción, con actos precedentes, simultáneos e, incluso, posteriores a ella, siempre y cuando, medie una promesa anterior por un concierto previo o concomitante.

En estos términos lo ha referido la Sala en pretéritas oportunidades (CSJ SP6411-2016, 18 may. Radicado 41758.):

“Se trata de una figura accesoria a la autoría, pues a diferencia de ésta el cómplice carece del dominio funcional de los hechos, limitando su intervención a facilitar la conducta del autor en la realización del hecho antijurídico. Su actuación, en consecuencia, se limita a favorecer un hecho ajeno. De allí que debe ser objeto de demostración la clase de contribución prestada por el cómplice, la que puede ser de índole intelectual o psíquica o de orden físico o técnico. (…) Adicionalmente, para atribuir una conducta de complicidad, se requiere de la existencia de un vínculo o nexo de causalidad necesario entre la acción desplegada por quien fue acusado como cómplice y el resultado producido por la acción principal ejecutada por los coautores, lo que se traduce en la acreditación de que la persona haya contribuido elevando la posibilidad de producción del hecho antijurídico, esto es, la demostración de un riesgo adicional, relevante y atado a la causalidad, para el bien jurídico tutelado y el incremento de la oportunidad de éxito para los ejecutores”.

Es decir, es de la esencia de la complicidad, entonces, la accesoriedad del aporte de este participe, al punto que sí, hipotéticamente, se suprime su acción, aun así, no necesariamente se detiene la sucesión de cursos causales que culminan en la consumación del delito; precisamente, porque el cómplice no tiene el domino del hecho. Corte Suprema de Justicia. SP3215-2022(51984). M. P. Fernando León Bolaños Palacios.

Consulte la providencia completa presionando aquí.




Post Comment

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Search

Recent Post