La imputación objetiva en accidentes de tránsito. – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
La imputación objetiva en accidentes de tránsito. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

La imputación objetiva en accidentes de tránsito.

En virtud de lo previsto en el artículo 9° del Código Penal «la causalidad por sí sola no basta para la imputación jurídica del resultado». Es necesario, además, que sea jurídicamente imputable.

La Sala ha explicado que la responsabilidad penal también descansa sobre presupuestos valorativos de contenido jurídico–penal y en el principio de culpabilidad. Por tanto, aunado a la simple relación de causalidad material, imperioso resulta acudir a criterios adicionales para imputar al autor el tipo objetivo (Cfr. CSJ SP1369–2022, 27 abr. 2022, rad. 52728).

De la providencia citada, se extracta que:

[e]n el ámbito de la imputación objetiva, la realización del tipo objetivo se predica cuando el hecho causado por una persona crea un riesgo jurídicamente desaprobado y el mismo se concreta en un resultado, siempre y cuando exista relación de causalidad entre el riesgo creado y el resultado.

De ahí que, para imputar el resultado al tipo objetivo no es suficiente que un sujeto produzca un riesgo que pueda formar parte de la cadena de causalidad natural que conduce al resultado nocivo; sino que, es necesario, además, que ese riesgo no permitido creado por el autor, y no otro, sea el mismo que se materialice en el resultado.

De manera que, no procede la imputación si, aunque el sujeto haya originado un peligro para el bien jurídico protegido, el resultado no se produce como concreción de ese mismo riesgo jurídicamente desaprobado, sino sólo en conexión de causa natural con el mismo.

Es así que, la imputación al tipo objetivo por un resultado final, podría excluirse para el autor original, cuando el riesgo creado por éste habría producido un efecto distinto, de no ser por la intervención de otro sujeto; quien, a su vez, genera otro riesgo que concurre con el anterior o lo incrementa, con entidad suficiente para desviar significativamente el curso causal original o para crear otro nexo causal diverso.

En esta última alternativa, podría abrirse la posibilidad de efectuar otra imputación distinta para el segundo sujeto, debido, precisamente, a la presencia de aquella circunstancia extraordinaria propiciada por él.

Frente a la teoría de la imputación objetiva vinculada al «principio del riesgo», la doctrina[1] ha explicado que «[u]n resultado causado por el sujeto que actúa solo debe ser imputado al causante como su obra y solo cumple el tipo objetivo cuando el comportamiento del autor haya creado un riesgo no permitido para el objeto de acción (1), cuando el riesgo se haya realizado en el resultado concreto (2) y cuando el resultado se encuentre dentro del alcance del tipo (3)».

En esencia, la teoría de la imputación objetiva se reduce a la fórmula, según la cual, el tipo objetivo del delito se cumple cuando la conducta del agente genera un riesgo jurídicamente desaprobado y ese riesgo se realiza en el resultado típico, mediando en ello relación de causalidad entre el riesgo creado y el resultado concreto.

En asuntos como el examinado, la Sala, de vieja data, ha explicado que la imputación objetiva se acredita si: (i) con su comportamiento el autor despliega una actividad peligrosa o va más allá del riesgo jurídicamente permitido o aprobado e ingresa al terreno de lo jurídicamente desaprobado y, (ii) si ese peligro se realizó en el resultado y produjo un resultado lesivo, siempre que exista vínculo causal entre esos factores. «Dicho de otra forma, a la asunción de la actividad peligrosa debe seguir la superación del riesgo legalmente admitido y a éste, en perfecta ilación, el suceso fatal» (Cfr. CSJ SP, 20 may. 2003, rad. 16636).

Consulte la providencia completa presionando aquí.

[1] [Roxin, Chengchi Law Review 59 (1994), pp.221 y s.; cfr. también Martínez Escamilla, La imputación objetiva del resultado, pág. 40]. Citado por Cancio Meliá, Manuel, Líneas básicas de la teoría de la imputación objetiva, 1ª Reimpresión, Ediciones Jurídicas Cuyo, Argentina, pp. 40 y 41.




Post Comment

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Search

Recent Post