Los elementos que estructuran la legitima defensa. – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
Definición y elementos de la legítima defensa. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

Definición y elementos de la legítima defensa.

Definición y elementos de la legítima defensa.

Al resolver el recurso extraordinario de casación promovido por el apoderado del acusado, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, recordó la definición y elementos de la legítima defensa.

La legítima defensa o defensa necesaria, ha sido entendida como, “el derecho que la ley confiere de obrar en orden a proteger un bien jurídicamente tutelado, propio o ajeno, ante el riesgo en que ha sido puesto por causa de una agresión antijurídica, actual o inminente, de otro, no conjurable racionalmente por vía distinta, siempre que el medio empleado sea proporcional a la agresión”.

Definida por el legislador, en su acepción objetiva y subjetiva, así:

«No habrá lugar a responsabilidad penal cuando: (…)
“6. Se obre por la necesidad de defender un derecho propio o ajeno contra injusta agresión actual o inminente, siempre que la defensa sea proporcional a la agresión. «Se presume la legítima defensa en quien rechaza al extraño que, indebidamente, intente penetrar o haya penetrado a su habitación o dependencias inmediatas».

De lo que se establece que, para predicar la causal de ausencia de antijuridicidad material del hecho típico a favor del procesado, debe cumplirse con los presupuestos señalados por el legislador y desarrollados por la jurisprudencia, consistentes en que, la necesidad de la defensa, esté determinada por la existencia previa o concomitante de una agresión, entendida ésta, en sentido amplio, como la conducta intencional de otro orientada a producir daño a un bien jurídico.

Los elementos que estructuran la legitima defensa (CSJ. SP 26 jun. 2002, Rad. 11679, en similares términos SP 6 dic. 2012, Rad. 32598; AP1018-2014, 5 Mar. 2014, Rad. 43033; y SP2192-2015, 04 Mar. 2015, Rad. 38635.) son entonces los siguientes:

a). Que haya una agresión ilegítima, –es decir, una acción antijurídica e intencional, de puesta en peligro de algún bien jurídico individual–.

b). Que esa agresión sea actual o inminente. –el ataque al bien jurídico se haya iniciado o inequívocamente vaya a comenzar y que aún haya posibilidad de protegerlo–.

c). Que su defensa resulte necesaria para impedir que el ataque injusto se materialice o se haga efectivo.

d) Que la entidad de la defensa sea proporcionada, cualitativa y cuantitativamente, como en medida, a la de la agresión.

e) Que la agresión no haya sido intencional o provocada. Esto es que, de darse la provocación, ésta no constituya una verdadera agresión ilegítima que justifique la reacción defensiva del provocado.

Corte Suprema de Justicia. SP132-2023(53156). M. P. Hugo Quintero Bernate.

También le puede interesar leer: Sobre la culpabilidad como categoría dogmática.




Post Comment

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Search

Recent Post