Naturaleza jurídica y eficacia probatoria de los recuentos fácticos in – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
Naturaleza jurídica y eficacia probatoria de los recuentos fácticos incluidos en la anamnesis de los informes sexológicos, psicológicos o psiquiátricos. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

Naturaleza jurídica y eficacia probatoria de los recuentos fácticos incluidos en la anamnesis de los informes sexológicos, psicológicos o psiquiátricos.

El problema jurídico que se plantea en el presente caso se vincula directamente con el valor y eficacia probatoria de los relatos que los menores de edad, víctimas de delitos sexuales, sus padres o algún otro testigo, suministran sobre los hechos investigados a los peritos en las valoraciones sexológicas, psicológicas o psiquiátricas, técnicamente denominados anamnesis.

Con el fin de tener claridad sobre este aspecto, resulta importante retomar algunas precisiones que la Sala ha venido haciendo sobre la estructura de la prueba pericial, en la Ley 906 de 2004, específicamente sobre el contenido de su base fáctica y el rol que probatoriamente cumplen estas declaraciones cuando son incorporadas al debate oral.     

En la decisión SP2709-2018, de 11 de julio de 2018, proferida dentro de la casación 50637, la Sala, al analizar esta circunstancia, hizo claridad en el sentido de que el componente fáctico de la opinión pericial, cuando la experticia recae sobre aspectos de esta índole, suele estar dado, (i) por hechos percibidos directamente por el perito, como cuando emite opiniones sobre la causa de muerte de una persona a partir de la observación y análisis personal de las heridas causadas, o (ii) por datos o información fáctica suministrados por otros medios de prueba, como declaraciones de testigos. Al respecto, señaló:

«La base fáctica del dictamen puede estar conformada por lo que el perito percibe directamente[1], como sucede, verbigracia, con los médicos legistas que estudian un cadáver y, a partir de esa información y de sus conocimientos especializados, emiten una opinión sobre la causa de la muerte. Igual sucede, también a manera de ilustración, con el perito en mecánica automotriz que inspecciona un vehículo involucrado en un accidente y, luego, aplica su experticia a los datos obtenidos, para arribar a una determinada conclusión. En estos casos, el perito es testigo de los hechos o datos a partir de los cuales emite su opinión, los cuales, en sí mismos, son relevantes para tomar la decisión, bien porque tengan el carácter de hechos jurídicamente relevantes o de “hechos indicadores”.

«Es igualmente posible que la base fáctica del dictamen esté conformada por hechos que son demostrados en el juicio oral a través de otros medios de prueba. Por ejemplo, el físico que se basa en lo expresado por los testigos en torno a la ubicación de la víctima para cuando fue atropellada, la posición final del cuerpo y, en general, los datos a partir de los cuales pueda dictaminar sobre la velocidad del automotor. En estos eventos, el dictamen se rendirá en el juicio oral, tal y como lo dispone el artículo 412 de la Ley 906 de 2004 […]». (Énfasis de la Sala). Corte Suprema de Justicia. SP134-2023(52946). M. P. Hugo Quintero Bernate.

 

[1] A diferencia del denominado testigo técnico, el perito percibe estos aspectos en el ejercicio de su rol.




Post Comment

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Search

Recent Post