Prueba Testimonial | Efectos del Alcohol | Percepción y Recuerdos – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU
La percepción y los recuerdos de quien ha ingerido alcohol no se puede desestimar automáticamente por estar bajo los efectos de este. - Buelvas & Melo Abogados Asociados

La percepción y los recuerdos de quien ha ingerido alcohol no se puede desestimar automáticamente por estar bajo los efectos de este.

La percepción y los recuerdos de quien ha ingerido alcohol no se puede desestimar automáticamente por estar bajo los efectos de este.

El impugnante manifestó su desacuerdo con la decisión del Tribunal, entre otras razones, por darle credibilidad al testimonio de una persona, quien para el momento de los hechos estaba bajo el influjo de sustancias alcohólicas y estupefacientes, porque con ello transgredió la regla de la experiencia que dice: “la percepción de quien no ha ingerido alcohol es mucho mejor de quien está bajo el efecto del alcohol etílico”, por lo que se le debió dar mayor credibilidad a otro testigo que no estaba en estado de alicoramiento.

La Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, resolvió el recurso extraordinario de casación, oportunidad en la que recordó su jurisprudencia cuando se analiza el testimonio de una persona que percibió y recordó los hechos bajo los efectos del alcohol. Al respecto, indicó.

La percepción de quien no ha ingerido alcohol es mucho mejor de quien está bajo el efecto de este, ello no significa, per se, que las explicaciones que dé sobre lo percibido resulten desestimables, pues perfectamente una persona que ingiere licor puede recordar los hechos tal como sucedieron y deponerlos de manera clara, concreta y detallada.

Sobre el particular esta Corporación ha considerado que:

“aunque es cierto que el consumo de alcohol produce alteraciones en el organismo e incide en la percepción sensorial de la realidad, esa sola circunstancia, explicable científicamente y entendida por todos en virtud de la experiencia, es insuficiente para admitir como regla que cuando alguien ha bebido licor está incapacitado para aprehender un acontecimiento y recordar características asociadas a personas o cosas”[1].

Entonces, para la Sala, del nivel de alicoramiento (que aquí no se probó) que tenga una persona no se puede inferir automáticamente la incapacidad absoluta para percibir la realidad, sino que deben tenerse en cuenta las circunstancias que rodearon los hechos, de la cual se podrá dar credibilidad o no a la exposición.

Corte Suprema de Justicia. SP2053-2022(51325). M. P. Hugo Quintero Bernate.

 

[1] CSJ 28 de mayo de 2008, Rad. 22726.




Post Comment

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Search

Recent Post