Extinción de Dominio – Buelvas & Melo Abogados Asociados

Su Firma de Confianza

Contáctenos 24/7

Su carrito actualmente está vacío.
MENU

Extinción de Dominio.

La acción de extinción del derecho de dominio es de origen constitucional, en cuanto la consagra el artículo 34 de la  Constitución Política; de carácter público, en razón de que a través de ella se tutelan intereses superiores del Estado como el patrimonio, el tesoro público y la moral social; real y de contenido patrimonial, porque recae sobre cualquier derecho real e implica la pérdida de la titularidad del bien, independientemente de quien lo tenga en su poder o lo haya adquirido, conforme se extrae del contenido del artículo 17 de la Ley 1708 de 2014.

También, debe resaltarse que esta acción, según se señala en el artículo 18 de la precitada disposición, es autónoma e independiente de la penal o de cualquier otra, e independiente de la declaración de responsabilidad.

Asimismo, de conformidad con el artículo 15 de la Ley 1708 de 2014, implica la pérdida de la titularidad de los bienes sujetos a este trámite, a favor del Estado y sin ninguna contraprestación o compensación para el afectado, entre otras circunstancias, cuando los bienes “Sean producto directo o indirecto de una actividad ilícita” y “Los que formen parte de un incremento patrimonial no justificado, cuando existan elementos de conocimiento que permitan considerar razonablemente que provienen de actividades ilícitas”

La Constitución Política de 1991 protege el derecho a la propiedad privada, cuando se adquiere conforme a las leyes civiles, lo que impide que esta prerrogativa pueda ser desconocida o vulnerada.

El interés público y social prevalece sobre el particular, por lo que se establece que la propiedad en Colombia cumple una función social y ecológica. El desconocimiento de los anteriores postulados puede hacer procedente la extinción de dominio, siendo oportuno indicar que su finalidad no es imponer una sanción o una pena derivada de la comisión de un delito, sino una declaración patrimonial en favor del Estado.

"El afectado o el tercero de buena fe pueden presentar y controvertir las pruebas aducidas en su contra, así como interponer los recursos que permite la ley."

Concepto De Extinción De Dominio

Se trata de una institución especial, de rango superior, consustancial al régimen constitucional del derecho de propiedad, consistente en la declaración de la titularidad de los bienes involucrados a favor del Estado, por medio de una sentencia judicial en contra del afectado o el tercero carente de buena fe, sin contraprestación ni compensación de naturaleza alguna para el afectado.

La acción de extinción de dominio tiene como fundamento material o fuentes primigenias, las siguientes:

  1. Enriquecimiento ilícito,
  2. Perjuicio al tesoro público,
  3. Grave deterioro a la moral social,
  4. Incumplimiento a la función social y ecológica de la propiedad.

Fuentes Primigenias De La Acción De Extinción De Dominio

Enriquecimiento Ilícito: En el Enriquecimiento Ilícito se establece la diferencia entre un patrimonio inicial y otro final, revelando el incremento injustificado, tal como lo sostuvo la Corte Constitucional en sentencia C740 de 2003.

Perjuicio del Tesoro Público: Se determina el perjuicio ocasionado al tesoro público con los ingresos, rentas, frutos y ganancias provenientes de actividades ilícitas o mediante la colocación, conversión e integración parcial o total de contenido material o jurídico de los instrumentos u objetos de actividades con igual connotación.

Grave Deterioro a la Moral Social: La Constitución de 1991 adoptó un concepto de moral en una triple dimensión, integrada por la moral social, pública o administrativa, así lo ha destacado la Corte Constitucional. Sin embargo, la extinción de dominio se refiere exclusivamente a la moral social, la que se define como la que prevalece en cada pueblo en su propia circunstancia.

Incumplimiento a la Función Social y Ecológica de la Propiedad: El artículo 58 de la Constitución, en concordancia con el artículo 79 del mismo texto, establece el ingrediente social y ecológico de concepción y contenido político, por lo que el propietario tiene el deber social de contribuir mediante su explotación racional al bienestar de la comunidad y a la defensa del medio ambiente.

El incumplimiento de esta cláusula puede derivar en sanciones administrativas, penales o la pérdida del título de la propiedad.

Es preciso indicar que, es común a las cuatro fuentes primigenias de la acción de Extinción de Dominio que lo que formula el Estado es una pretensión, la cual puede ser desvirtuada por el afectado o el tercero de buena fe, para lo cual debe presentar los elementos idóneos y que acrediten el origen mediato o inmediato de los bienes por el ejercicio de actividades lícitas o el cabal cumplimiento de la función social y ecológica.

"Rasgos definitorios de la acción de extinción de dominio."

Es una acción constitucional, porque se desprende de lo establecido en el artículo 34 y 58 de la Constitución Política.

Autonomía: La acción de Extinción De Dominio es independiente de la acción penal y del ejercicio de la potestad punitiva del Estado. Su legislación sustantiva y procesal es diferente.

Carácter directo: La procedencia de la acción de Extinción De Dominio depende de las causales en el artículo 16 de la Ley 1708 de 2014, por lo que no requiere declaratoria de responsabilidad penal o de cualquiera otra índole.

Es pública: El sustento de esta acción es de naturaleza constitucional y su dominio es pública, lo que la orienta a la protección de intereses superiores como el tesoro público y la moral social.

Es real y patrimonial: Está orientada a desvirtuar la presunción del derecho de dominio de los bienes adquiridos.

Declarativo: Es una sentencia declarativa la que define la inexistencia del derecho que se ostentaba de manera aparente, por lo que se transfiere la propiedad al Estado, sin contraprestación ni compensación de naturaleza alguna.

El transcurso del tiempo no sanea la titularidad aparente del derecho de dominio.

Es un acto jurisdiccional del Estado, lo que implica que se decide por medio de una sentencia judicial proferida por un juez y se debe garantizar el debido proceso.

Régimen procedimental propio: Su legislación sustantiva y procesal está contenida en el Código de Extinción De Dominio.

En resumen de lo anterior, la imposibilidad de que el afectado o el tercero que no acredita la buena fe exenta de culpa, permite que los bienes involucrados en la acción de Extinción de Dominio sean transferidos al Estado sin contraprestación ni compensación de naturaleza alguna, de ahí la importancia de que los apoderados del demandado tengan la idoneidad y preparación con la que dispone nuestro departamento especializado de extinción de dominio en Buelvas & Melo Abogados para ejercer la representación legal en debida forma.

Visítenos en nuestra página web www.colombiaabogados.com o llámanos al +57-314-442-9036 o +57-300-373-5800 para obtener más información acerca de procesos judiciales de Extinción de Dominio. ¡Estamos aquí para ayudarte